martes, 4 de agosto de 2009

1910 - 2010: Dos ciudades, un nombre...Santiago

Y al parecer Nietzsche no se equivoco, el Eterno Retorno a ratos adquiere el sarcasmo de una comedia y al mismo tiempo los tonos de una tragedia desesperanzadora.
Nuestra capital, a pesar de los impedimentos que causa el smog, se puede observar como el mas vivo registro de nuestra historia, una historia que no parece ser tan nuestra como debiera, pero que a fin de cuentas es el retrato mas evidente del asco, la hipocresia y el perfume encubridor de excremento que ha hecho de Santiago una ciudad, aunque no lo quiera, mestiza.

Hace 100 años Santiago de Chile, para sus habitantes con joyas en las manos, era sinónimo de Progreso, era la concretizacion de las aspiraciones modernas que en Europa tenían un nombre: París. Acaso la capital de la libre Francia era la mas perfecta ejemplificación de los ideales modernos que inauguraban el siglo y aquí en el otro extremo del mundo la pretensión de alcanzar los niveles de "la culta Europa" hicieron estragos en la alta sociedad de la época, una alta sociedad dueña absoluta del caminar de Chile.

Y como nuestra sociedad estaba huerfana de cultura, de arte, y en general de TODO los dueños del país se aferraron desquiciadamente al modelo de progreso imperante en la joven cultura Occidental, que tiene su epicentro en las calles aledañas al Sena. Llega a ser ridículo y hasta absurdo el punto al que llego la Socialité du Chili en su nefasto plagio a los cánones parisinos de moda, arquitectura, habla, arte, urbanización etc.

Pero en este desenfrenado intento de disfrazarse de ciudadano de la République de la France las madames y los messier chilensis no pudieron ocultar el olor a descomposición que emanaban las periferias santiaguinas. Y es que Santiago parecía ser 2 ciudades antagónicas, opuestas bajo un mismo nombre... y hoy en día Santiago todavía es un nombre para 2 ciudades....

Me fue imposible evitar la risa mientras pienso en el burgués de hace un siglo intentando hablar francés caminando por el Parque Forestal, y ahora ese mismo burgués (mismo apellido) intentando pronunciar "establishment" andando en un Mercedes por Vitacura.

Y es que si antes era París, hoy es Niu Llorc, si antes el París de América estaba por el paseo de la Alameda de Las Delicias (alameda sin álamos), hoy Manhattan en Latinoamerica esta en el Golf. Antes la mascara era un sombrero de copa, hoy la mascara es una de Mickey Mouse.

La historia se repite, si, lamentablemente y Sanhattan y las poblas de Santiago son 2 ciudades completamente distintas, 2 paises distintos, entonces ¿Que cambio? la población se multiplico por 30, ya no hay conventillos, sino suicidios habitacionales, pero al final el Mapocho sigue oliendo igual de mal...
Mientras un Santiago intenta sobrevivir el otro Santiago intenta vivir como en el norte de nuestra America...¿Quien vive realmente?

¿Y porque seguimos imitando? ¿Porque seguimos ocultando el mal olor? la respuesta es mas simple de lo que parece. Chile hace 100, 200, 300 años hasta hoy sigue siendo lo mismo, una COLONIA. "Pero somos libres y tenemos una bandera y un himno y héroes y estatuas y fronteras" dirán algunos pero es cosa de prender la tele o salir a la calle y ver cualquier publicidad... Chile fue y sigue siendo una colonia economica, cultural, politica, una nación invisible, una libertad que solo es palabra.

¡Viva Chile!
¡Vivant Chili!
Long life Shile!

Una profecía de de hace un siglo del profeta Julio Valdes Canje:
"Alrededor de Santiago han brotado veinte o treinta poblaciones, sin pavimento, alumbrado ni agua, que serán la causa que ni en cien años nuestra capital deje de ser un inmenso caserío, sin comodidad, sin belleza y sin higiene."

2 comentarios:

  1. Ariel Nuñez Sepulveda.
    Me pones en una disyuntiva.
    Te pasaste del plazo, claramente.

    Por otro lado, quiero leer el posteo
    con calma y paciencia, ya que las primeras
    lineas me interesaron..

    hummmmmmm

    ¬¬

    ¿por qué me pones en aprietos?

    ResponderEliminar
  2. Un comentario... joven cultura occidental?... espero q haya sido una ironia.

    Me fue imposible evitar la risa mientras pienso en el burgués de hace un siglo intentando hablar francés caminando por el Parque Forestal, y ahora ese mismo burgués (mismo apellido) intentando pronunciar "establishment" andando en un Mercedes por Vitacura.
    .... BRILLANTE!

    Ahora, no estoy tan segura que nuestra obsesión compulsiva de la imitación sea por el caracter bananero colonial de nuestro país. Desde siempre ha existido una cultura e idiosincracia netamente chilena, pero que tiene un olorcillo a "indio", a mestizo, a campo, a trabajo en la tierra, a pobre.
    Quizás la imitación no sea para parecerse a los grandes del G7, sino que para sacarse el estigma de indio y pobre.... al final, hasta el racismo lo heredamos.

    Saludos Ariel.
    Excelente posteo.

    ResponderEliminar